fbpx

La correa de distribución es un sencillo dispositivo cuya función es sincronizar el funcionamiento interno de todas las piezas del motor. Un fallo en la distribucion puede causar una avería bastante costosa, o incluso irreparable.

La correa de distribución es un elemento de material neumático que se encarga de sincronizar los elementos internos del motor, de manera que podría acabar con la vida del motor de nuestro motor si no se siguen las recomendaciones que exigen los fabricantes.

Para que el sistema de distribución funcione correctamente, en esta sincronización intervienen válvulas, pistones, arboles de levas y piñones.
Es conveniente conocer qué sistema de distribución utiliza nuestro vehículo, correa o cadena.
Si un vehículo incorpora correa de distribución se deben tener en cuenta las recomendaciones del fabricante y realizar el cambio de la misma en función de dos factores:

  • Cambiarla por kilometraje. Existie un intervalo entre los 80.000 y los 240.000 km, dependiendo ello del modelo de vehículo y su cilindrada. Para asegurarte de cuándo has de reemplazar la correa de distribución de tu coche, lo mejor es que lo verifiques en el libro de mantenimiento del mismo.
  • Cambiarla por tiempo. Si utilizas poco tu coche, es probable que te cueste llegar al kilometraje recomendado por el fabricante para sustituir la correa de distribución. Pero no te confíes: una correa de distribución con 10 años de uso puede romperse por deterioro, así que es recomendable cambiarla si supera esos 10 años de vejez.

Es muy importante que cuando se realice el cambio de la correa de distribución en el taller se cambien los rodillos y tensores que lleva, y también es recomendable, aunque no necesario, sustituir la bomba de agua si ésta es accionada por la correa. No olvidemos que una rotura de la bomba de agua provocaría una avería en el motor por sobrecalentamiento.

Hay que destacar que si no se siguen estas normas con un vehículo que incorpore correa de distribución, podemos llegar a provocar la rotura de la misma, ocasionando una avería en el motor que puede oscilar económicamente desde 1.000.000 de pesos si se rompe en población y a bajas revoluciones y velocidad, hasta más de los 4.000.000 de pesos si la rotura es circulando en carretera y a una velocidad de unos 120 km/h, provocando también averías anexas a ésta, ocasionando que partes de válvulas rotas salgan hacia el turbo y provoque la rotura de los álabes de las turbinas del mismo, aumentando de ésta forma el importe de la factura provocada por la rotura de la correa de distribución.

Mucha gente cuando decide comprar un vehículo nuevo pregunta si lleva correa o cadena de distribución. Si el vehículo que vamos a comprar lleva cadena de distribución, será un mantenimiento menos que hay que realizar en el vehículo, pues la cadena de distribución no necesita ser cambiada, siempre y cuando utilicemos el aceite de motor que el fabricante recomienda; lubricante que debe cumplir con las características y normas anticontaminación establecidas. Si no se ajusta a estos requerimientos, la cadena de distribución sufrirá un desgaste prematuro y es muy probable que comience a hacer ruido, por lo que tendrá que ser sustituida, para lo cual será necesario sacar el motor del vehículo en algunos casos, lo cual supone un encarecimiento notable de la reparación.

2 Comentarios. Leave new

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor ingresa un correo válido.
You need to agree with the terms to proceed

Menú